Mi peor amiga me enseñó a abrazar... y a enviar a tomar por culo.


Sorpresa, meravellada, incrédula!
Sorpresas te da la vida, siempre lo digo, y es que no deja
de pasar...
No es que sea yo muy dada a muestras afectuosas demasiado
tiernas, pero todo me lleva a practicarlas más cada día. Esto
es  lo que empezó enseñándome mi peor amiga -que no es un
simple alias, que se lo ganó a pulso, la pobre-. Sí, la que ahora
es la peor amiga de otr@s tant@s, a la que llaman por aquí en
mi pueblo "la que viene dando", por su marcada tendencia a
pedir aunque tenga de sobras y a mirar sólo, única y
estrictamente por ella y sólo ella, como si hubiese crecido hija
única en el palacio de Buckingham.
Ella me enseñó a deshacer esa rigidez que se apoderaba de
mi cuando me abrazaban, a abrazar por iniciativa propia, a
acurrucarme en el regazo del/a colega con quien volvía de fiesta
de empalmada y destrozada, de tanto bailar, intentar ligar
"desafortunadamente" -y ojalá no lo hubíesemos siquiera
intentado en alguna ocasión- y patear calles hasta encontrar
la parada de Nit Bus que nos llevaría de vuelta a la cama.
Ella se empeñó en que olvidase las enseñanzas de mi madre,
que no ofrecía abrazos ni palabras de afecto por encontrarlos
zalameros y superficiales, fruto de personas que "no te quieren 
en realidad, sólo lo aparentan".
Poco a poco, aprendí que expresar lo que sientes libera, llena, 
satisface, embriaga. Mola! y no sólo cuando abrazas o dices 
te quiero, tiene el mismo efecto cuando envías a tomar por 
culo a quien te macarrea, te posee, abusa de tu confianza o 
a quien te pone verde cuando te das la vuelta. 
Sorprendentemente, ella fue de las primeras a las que expresé 
mis afectos, los primeros que comentaba y también estos 
últimos. Y últimamente, flipo de la cantidad de amig@s, 
algun@s relativamente nuev@s, que se han estrenado 
conmigo dicéndome te quiero el día menos pensado, 
recordándome que me echan de menos y reconociendo 
lo bueno que hay en mi.
Hay amigas que acostumbran a decírmelo cuando hablamos
por teléfono o chateamos, porque no nos vemos tanto como
querríamos o porque se liberaron hace tiempo ya de estúpidos
pudores emocionales y expresivos.
La cuestión es que a ellas también se lo recuerdo yo, y también
a quienes siguen siendo víctimas de úlceras emocionales y prefieren
dejar en la punta de la lengua las palabras mágicas. También he
recibido tantos otros nuevos que no esperaba, y sólo porque estoy 
ahí cuando les apetece usarme y además me mantengo al márgen 
cuando prefieren estar a sol@s.
Por otra parte, me 
dejan perpleja las 
personas a las que 
tanto he querido y  
que les ha faltado tiempo 
para salir pitando de mi 
vida, invitados por mi 
sólo de boquilla, y no han 
vuelto ni a preguntar qué 
tal nunca más, dejando
más bien ninguna necesidad a las palabras no te quiero y nunca te 
quise aunque así te lo hice creer.
Éstos (sólo éste, afortunamente en singular) son sorprendentes 
porque aunque nunca me alzaron la voz ni me rompieron un plato, 
no me pusieron la mano encima ni hicieron jamás nada que hiciese 
pensar que mi persona no les gustaba, mostraban palabras pero 
no mostraban hechos y, estúpidamente, nunca lo tuve en cuenta. 
Pero ahí está, fuera de mi vida por propia voluntad, y aquí me 
sirve -incondicionalmente para descargarme- para ilustrar la otra 
cara de la moneda, la cara que dice te quierote adoro, te compro 
un loro cuando sigamos juntos a los 80 años... 
En fín, que os voy contar que no hayais vivido alguna vez...  
A la contra siguen ahí los que sí rompieron algún plato o
incluso un buen día me rompieron la cara, forzando así el 
final de la relación de pareja, pero empezando otra de 
amistad -que much@s criticaron por mi inconsciencia y 
exceso de tolerancia-, recordándonos que estamos en contacto 
para lo que haga falta, aunque sólo sea por lo que nos quisimos, 
por aquello de lo que aprendimos, por lo que ahora somos, tan 
lejos de lo que fuimos.
Por todo esto, quiero recordaros que os quiero, también a este
último -el destroyer- aunque no al anterior -sin madera de amigo,
nadie es alguien en mi vida nunca más-. Y os quiero sólo por quien
sois y para cualquier cosa que necesiteis.

Gracias por estar ahí  Elena, Ángela, Sara, Rey, Selina, Arianna, 
Janett, Merxe, Irene, Matt, Carles, Maria, Marcos, Sandra, Ginés, 
Oscar, Sussana, Marc & Wei, Ingladame (sorpresas te da la vida,
jejeje), Lucas, Albert ... i Joel, que me enseñas un montón, aún sin
darte cuenta y, sólo a veces, me declaras fuego amigo para poder
crecer.
Y a vosotr@s dos, mis peores compañeros de vida... pues eso,
quedaos allí donde estais.

6 comentaris:

  1. Como dicen Les Luthiers "si un amigo te clava un puñal en la espalda, desconfía de su amistad"-

    Toda amistad es por conveniencia, aunque sólo sea por sentir la felicidad de un amig@.

    Dicen que los amigos vienen y van, pero cuando los encuentras, realmente no se van.

    Muchos abrazos, a ti y a los tuyos.

    ResponElimina
  2. Guapa!!!!, gracias a ti por ser, por estar y por empujarnos de vez en cuando a la vida, por lo menos a mi. Quizas me hubiese gustado conocerte en otro momento de mi vida, pero si fue asi, era porque asi tenia q ser, para aprender de ti, de tu fortaleza y de tu alegria. Creo q nunca podre pagarte ni con dinero ni con amor todo lo q estas haciendo por mi, y aunque la vida me enseño a desconfiar... se ha abierto una nueva puerta en mi camino y espero poder compartirla contigo. El verdadero amor y la confianza dependen de uno mismo.
    Un abrazo muy fuerte.

    ResponElimina
  3. Nena eres guay.

    Que suerten tienen la gente que quieres.

    Muaaaaaaaaaaa

    Bon finde

    ResponElimina
  4. Paso y dejo mi saludo...

    Te abrazo
    MentesSueltas

    ResponElimina
  5. Gracias a tod@s por venir a verme y por ser tan generos@s en halagos.
    A l@s que podeis abrazarme por cercanía, gracias por hacerlo tan a menudo. Y l@s que me abrazais online, gracias también por todo lo que me enseñais sin ni siquiera daros cuenta.
    Un besote de otros tantos que seguirán.

    ResponElimina
  6. Hi ha moments que són per
    aturar-se i quedar-se asseguda, acompanyant, sent acompanyada... Sempre que la flama de la llàntia il.lumini per igual a les dues ànimes. Què diferent és l'ombra a esquenes de l'llantiò.

    Petó,

    ResponElimina

Digues, digues...