Sabor Amargo

Suelo ser amiga del sabor amargo,
amante de la tónica, la cerveza, el bitter.
Como chocolate negro, chicoria, tomo cafè, té ...
Esta mañana, en cambio, me he comido lo peor.
19 Septiembre 2009
Noto un sabor que no se irá así como así
por mucho que me enjuague.
 A las 8 de la mañana  empecé a leer
a quien todavía quiero como una tonta.
Me detallaba lo que nunca imagino sentir ni siquiera por él,
quien me ha rechazado como nadie lo hizo antes,
alegando motivos de gilipollez emocional.
A quien he querido tanto y por quien tanto he llorado
desde que noté por primera vez
que estaba en cuerpo pero no en alma,
desde que noté que ya no me quería,
mientras estábamos juntos el año pasado,
dejándole para salvarme de la humillación, la soledad.


Pomelo, Sabor Amargo de Carlos Navarro Wandossell, gracias Carlos,
fantástica la granada inferior, todo un símbolo.


Hoy siento un sabor amargo intenso.
Y ni el chocolate ni la cerveza ni cualquiera
de  las cosas que me hacen disfrutar
podrán quitarme este resabor que me queda
sabiendo lo que siente, lo que no soy ni fui para él,
sabiendo lo que hará, leyendo todo lo que me ha dedicado.

Ningún clavo de los que he echado este año a su salud
han podido sacar a este otro.
Ningún clavo de los que echaré a partir de ahora
podrán diluir el sabor que él me ha dejado.
Los hechos hablan, los silencios gritan
y sus frases hieren como un cuchillo de hoja ancha.

Quizás por eso mi intuición
me hablaba ya antes de Navidad.
Nunca me había sentido
tan ignorada, incomprendida, sola en compañía.
He dicho y hecho cosas intentando rectificar
ya a principios de julio, a mediados de agosto
y hasta esta misma mañana.
Nada, para él eso es lo que soy, nada.
Puedo ver por qué no me entiende,
tampoco puedo yo, tonta al dedicar tanto
a quien no me ofrece ni un saludo.

No le olvidaré,
y es una pena,
siempre le recordaré
por este sabor amargo.
que nunca antes había probado.
Nunca antes viví esto, amar 
a quien no me quiere, lo más 
amargo que jamás había probado
Nunca lo olvidaré.
Gràcies carinyo....
Apresa la lliçó.

El hombre Deseado

Haurien de tenir en comte això totes les dones, i també els homes que puguin soportar la realitat. Algunes estem per conéixer al número 1, principalment; si tenim al costat aquest model, la resta sembla tan fàcil...
Todas las mujeres deberíamos tener en cuenta esto, y también los hombres capaces de soportar la realidad
És important trobar un home que:
Es importante conocer a un hombre que:


1. Comparteixi amb tú la responsabilitat i les feines de la llar, i que sigui un bon paràs.
Comparta contigo las tareas de la casa, i que sea un buen padre.

2. Sigui Alegre, que li encanti ballar, passejar i tingui sentit de l'humor, que et faci riure.
Que sea alegre, le encante bailarpasear y tenga sentido del humor, que te haga reir.


3. Que sigui ben tendre, de qui dependre afectivament sense subordinar-t'hi i, a més a més, no menteixi.
    Que sea bien tierno, de quien poder depender afectivamente sin subordinarte, y que no mienta.




4. Que sigui un bon amant i que li apassioni tenir sexe amb tú, que tingui una bona... feina
Que sea un buen amante i que les apasione tener sexo
contínuamente, que tenga una buena... hoja de salario

5. Es MOLT, però MOLT IMPORTANT que aquests 4 homes no es coneguin entre ells­.
Es muy muy importante que estos 4 hombres no se conozcan entre ellos.

Gran Novel.lista! Gràcies

Janette, gran escritora!
http://janett181-tierraprometida.blogspot.com/
http://grandeessermujer.blogspot.com/2009/09/hemos-sido-muchas-las-que-lo-largo-de.html


Es un honor para mi que me felicites en público por haber deseado tanto a mi niño y haber elegido dejar para otro momento (10 o 15 años después de los 25) el encontrar una pareja decente. Dejar para otro momento mi profesión todavía por pulir, la buena vida con muebles nuevos en casa, paredes sin huellas o suficiente ropa como para que no se me reconozca a 100 metros de distancia.

Estoy contenta de haber aplazado tantas cosas, de haber alejado de mi a tantos hombres y haber atraído, sin quererlo, a tanto personaje deseoso de chica "fàcil", que deben verlo así al tirárseme encima nada más saber que tengo un niño. Les debo parecer "atrapable" por tener una mala candidatura entre la población masculina de carne prieta.
La cuestión es que estoy feliz como una perdiz al haber elegido no acabar el cuento casándome con el principe, cocinándole las perdices que teníamos que comer para ser felices. Estoy feliz de seguir sin comer carne ni llevar tacón, sin usar laca ni plancha los domingos. Estoy contenta de estar sóla ante tanta crisis en el mercado de la masculinidad digna, valiente y honesta, madura, independiente e inteligente emocionalmente.

Me siento orgullosa de seguir con ganas de matizar todavía más mi profesión, reciclándome en lo social y apurando el tiempo para poder seguir con mis pasiones, escribiendo, estando al día en las novedades de género e igualdad, paseando en bici, nadando, intentando ir y leer teatro, cuidando a los bichos que viven conmigo.

Y pletórica de estar tan bien acompañada entre las amigas del colegio, no el mío ya, sinó el de mi hijo hoy por hoy, rodeada de mis viejas pero escasas amigas de juventud y algun@s de las que voy encontrando por este tortuoso camino laboral.
 
Feliz de haber comprobado que la Ley de la Atracción es exacta e infalible, atraigo lo que deseo. La tolerancia, inteligencia, el humor, la ternura, el arte...


Y repelo lo que no necesito y sobra en mi vida. El resentimiento, la intolerancia, el cinismo y la insensibilidad, el sexismo y la mala educación de la gente ignorante y retrógrada.
Nada chica, sólo decirte que tienes mucho que hacer por aquí, y un montón de historias que conarnos, mucho que enseñarnos.

Mi Niña

He soñado con tus ojos mirando el cielo gris,
me salvabas de disparos que él dirigía hacia mi,
el que hubiese sido tu padre
si hubiese sido digno, valiente, mi amigo.

Hace meses pensé que no te tendría
y lo usé para probarle, por saber
si estaba conmigo por mi
o para igualarse a sus amigos
No le gustó, no me costó alejarle.

Acabé creyendo que no nacerías, hija mía.
Ojos color miel, tierna, viva.
Delgadita, expresiva, piel tersa
pero todavía parecida a él.

Me avisaste cuando me apuntaba a la cabeza,
te miré, sonreíste, me tiraste al suelo y me salvaste.
Te debo la vida, y yo te la daré.

La tuya será una buena vida
con un hermano que ya tienes,
un papá que sin prisa llegará
y parte de mi tiempo reservado desde ya.

Eres lista, inquieta, de mirada dulce
y aún siendo tan pequeñita todavía,
sabes lo que quieres, te haces entender.

Será la niña de esta noche la niña que aún soy?
Será la niña que me falta,
en quien hace meses dejé de pensar?
Seas quien seas, te doy las gracias
esta noche me has devuelto la vida.

Cierro la Puerta

Gracias a la estrella floreada que llevo en el culete...
Cuando ayer a las 8:30 de la mañana, mi hijo se levantó
de la cama y me encontró frente al ordenador, llorando
a moco tendido mientras tecleaba mirando a un perro
de plastilina en el monitor:
-"Què fas parlant amb ell un altre cop?"- me preguntó mi
pequeño.
No contesté porque no podía hablar mientras me
secaba los ojos intentando seguir la virtual discusión.
Mi hijo se sentó en el sofá dispuesto a encender la
Play y me preguntó:
-"Vindrà a veure'm algún dia i em donarà el regal de Nadal?"-
Y yo arranqué a llorar otra vez y tecleé una versión de esa
pregunta, algo que el perro de plastilina pudiese entender,
pero tampoco me contestó.
Acerté a contestar a mi hijo que le explicaría lo que pasaba
al acabar la conversación y nos olvidaríamos del tema,
del perro de plastilina del messenger y del pasado
inconexo ya con mi presente y mi futuro.
Pero mi Pequeño Principe Republicano volvió a hacerme
otra difícil pregunta...
-"Per què tornes a parlar amb ell si sempre acabes plorant?"
Y recordé la sabia frase de Gabriel García Marquez que dice
"Nadie merece tus lágrimas, y quien las merezca nunca te hará llorar".
Pero no me dio tiempo a sacar conclusión cuando llegó de fiesta
mi compañero de piso.
Se colocó a mi lado, mirandome extrañado, miró el monitor del
ordenador y me dijo:
-"Anda que... por qué no le envías ya a tomar por culo!?
vamos a la cama".
Otra vez mi compañero de alquiler
y limpieza doméstica me ofrecía
los abrazos y besitos gratis que
ya conocía.
Pero los pospuse para la noche.
Al cabo de un rato sonó el
teléfono, mi querida Audrey me
proponía ir a patinar. Cuando le
dije el lamentable estado en que me
encontraba, me comentó que venía a
visitarme, que ya le explicaría...
y eso se tradujo en leer el historial de messenger, con cara de asco
y comentarios que cuestionaban mi estúpida capacidad de
tolerar que me machacase mientras ponía mis sentimientos sobre la
mesa. Esto me hizo ver lo cobarde y evidente de aquella conversación:
sólo yo mostraba  sentimientos mientras el resentimiento de mi
interlocutor se paseaba por encima con las Marteen's puestas. Jaaaarl! Que dura que estaba la suela...

Ayer sábado fue un día ejemplar y constructivo, un día
que empecé leyendo, llorando y cuestionando mi tonta
tolerancia y seguí abrazando, riendo y comiendo porquerías
frente a una película de acción al llegar Audrey y su
positivismo.
Ella me empujó a borrar aquel archivo de mi ordenador
y me recordó que nadie tiene derecho a contestarme así
mientras le abro el corazón, por dolido que esté y por más
errores que yo haya cometido al no expresarle mis
sentimientos con suficiente claridad ni antelación.
Y por mucho teclado que me protegiese de las Marteen's
de punta metálica, aquello no podía ser!

Y cerré aquella puerta virtual, sentimental y también telefónica.
Ya está, se acabó! Cuando él lo sepa se sentirá mejor, he
estado insistiéndole demasiado en que le quiero
pero él a mi no. De hecho, ya no quería leerme ni oirme ni verme.

Entonces salimos a danzar bajo el fuego dels Diables.
Nos tomamos unas birras a la salud de los camareros,
que nunca llegan a tiempo a cobrar y encuentran que nuestra
paciencia ya ha salido por patas jeje...
Me acosté en la mejor cama de la casa y acepté otra vez
todos los besos y abrazos que mi compi tenía para mi, sin
pedir nada a cambio, hoy que tanto los necesitaba.

Y es que es verdad aquello de que Cuando cierras una puerta
estás abriendo dos...

Tengo un Regalo para Ti

Aquest és un relat extremadament tendre i sincer d'un colega
que valdria la pena clonar massivament,
per a què el món gaudís de persones en contacte amb sí mateixes
capaces de compartir, ensenyar... d'HOMES amb majúscules
que ens fessin canviar d'opinió al gran club de solteres que,
dia rera dia, guanya un grapat de noves adeptes amb totes les
conseqüències.
Aquest tendre relat és sà i está ple de senzillesa, quotidianitat i
amor.
Clica en el títol, ell té un regal per a tú i espero que t'encomanis
només acabar de llegir.
Salut.

Lluvia... Si no me besas ahora, me pongo a gritar.


esta noche de tormenta
esquivaré los truenos agarrada a ti,
entre tus brazos, recostada en tu pecho.
No sé si haremos el amor y no me importa.
Lo que sé es que me besarás, te abrazaré
y no nos separaremos en toda la noche.
Pegada a ti me quedaré hasta que salga el sol.
Todavía no sé tu nombre,
ni de qué te conozco,
no sé si te conocí ya...
lo que está claro es que
no dejaré de besarte
y me abrazarás más que nadie
lo ha hecho en lo que va de año.
No querrás separar tu cuerpo del mío
hasta que aparezca el primer rayo de luz.
Buenos días, realidad! Adiós, amante.

Café con camare... con hielo

Antes solía tomar café sólo cada mañana, durante los descansos
de oficina, l@s interin@s y yo.
Habíamos cambiado de bar, por fin con terracita, con buenos
precios y rapidez tomando nota y cobrando. Cambio de bar,
cambio de camareros, cambio de café. Y es que necesitaba algo
más con el café, sin saber qué, desde el día que oí la voz del
dueño de ese brazo tatuado que cada día ponía mi café sobre
la mesa.
-"Un descafeinado sólo"- dijo él, y su buena memoria, mientras
tomaba nota y Soraya sonreía endiñándome un codazo para que
me percatase de que se acordaba sólo de mi, y lo repetía con esa
sonrisita adolescente que inundaba su cara.
Y a mi qué me importa!
Pero al alzar la mirada vi una maraña de rizos negros y una de las
miradas masculinas más tímidas que había conocido. Ui, qué
calor de golpe...
-"A partir de ahora, con hielo, por favor"- le dije observándole,
y es que era tierno como un donette...

Al cabo de unos días
salí a patinar con una
amiga, que me protegía
del peligro de mi misma
y mi ineptitud frenando
en los semáforos.
Yo estaba agotada y
ella hambrienta, como
siempre, así que nos
dirigimos a buscar un
sitio con buena bebida
y algo que comer,
llegando hasta el bar.
Y cómo no, el mismo
camarero vino a
tomar nota, y me dedicó
varias sonrisas antes de
decidirse a traer de una
vez esa cerveza que
necesitaba mi cuerpo en ese mismo momento!
Y trajo también una hamburguesa con patatas, cenicero, otras
muchas sonrisas y un ligero cambio de actitud por mi parte.
Qué amable... mhhhhh.
Llevábamos un rato en la terraza cuando mi batería empezaba
a resistirse haciendo notar que llevaba en pie desde las 6:30 de
la mañana, primero en la oficina, después con mi Pequeño Principe
-revolucionado tras 3 largos meses de vacaciones escolares- y
finalmente patinando negligentemente entre cabriolas y chirríos
desafiando al freno en los semáforos ámbar de Diagonal.
No podía más, los párpados me la estaban jugando. Y él, su
sonrisa inocente y sus rizos negros volvían a estar allí:
   -"Os traigo algo más? Vamos a cerrar la terraza".
Le respondí que sí:
   -"una cama..."- le respondí sonriendo
    ... contigo dentro... - murmurando después entre dientes.

Y volvió a sonreir, ahora menos inocente que antes. Eso sí,
me ofreció un café, el  último antes de recoger la terraza, y
me propuso hacérmelo descafeinado "para que pudiese dormir
bien...", añadió para que quedase claro que él se ocupaba de todo.

Ohhhh... qué amable, qué atento, qué... razón tenía. De acuerdo.
Me había convencido, y además me lo hubiese tomado con él,
tumbados en una hamaca mientras mi amiga le cubriese el final
de turno sirviendo las  mesas y recogiendo la terraza, que ahora
mismo sobraba...
Pero eso no podía ser y yo seguía allí preguntádome por qué ese
yogurín era tan atento conmigo, que nunca le había mostrado el
más mínimo interés por las mañanas... Pero en fin, era fantástico
que un camarero así me trajese los cafés. A falta de buen despertar
con novio atento por las mañanas, esa era mi mejor opción. Al
marchar le dije "hasta mañana", puesto que cada mañana estaba
allí, pero me recordó que al día siguiente tenía el día libre, así que
deseé en voz alta que nos encontrásemos en las fiestas de Gràcia
alguna noche del fin de semana.
Y parece ser que eso le desmontó sin saber por qué, y poniendo
las manos en su pecho las movió hacia mi y luego, levantando una
de ellas, me dirigió el saludo de despedida al final me desmontó a mi.
Cuando a la semana siguiente, en otra mañana de descanso interino,
salí desvocada de la oficina y me senté en la terraza despotricando,
mis compañer@s escuchaban las desventuras de la sección de
Seguridad Social y Nóminas (Tensia's Club) y el trato que ésta me
daba, mientras mi carótida se hinchaba cada vez más.
En medio del acalorado relato, apareció él, el tierno camarero de
rizos negros, con un café en una mano y un vaso de hielo en la otra.
-"...descafeinado con hielo... porque quieres un café con hielo, verdad?".

Yo le miraba perpleja. Sólo necesitaba desahogarme y destensar
mi cuerpo tras largas horas de nudo en la garganta, guardando
sólo para mi las gentilezas que deseaba dedicarle al encanto de
mi jefa. Además, yo no había pedido ningún café! Pero él me
miraba dudoso y retrocedía con el café en la mano, mientras
me explicaba que él mismo lo había hecho al verme llegar,
pensando que me apetecería un descafeinado con hielo, como
cada mañana...
Pero cómo podía ser tan encantador, tener ese culito tan prieto.
Será verdad que ese hombre, al que saco 6 años de ventaja
como mínimo, iba a tratarme así cada vez que me viese?
Empezaba a pensar que si me hacía algo más que un café no
iba a necesitar saber su nombre ni siquiera, y al paso que iba
este bombón brasileño, que debió cursar alguna asignatura de 
Iniciativas  para la  Seducción en el colegio, un día saldría a tomar
nota con alguna oferta más generosa que el café con hielo de
cada mañana.
No me equivocaba, y él
tampoco, insinuando la
posibilidad de vernos a
otra hora, en otro sitio,
sin concretar...
y ahora necesito ir a trabajar,
os lo juro! y me jode
enormemente pasar una sola
mañana sin ese café con
camare...con hielo.
Por eso, la cerveza de esta tarde me la he tomado ante sus ojos negros... "pero qué calor hace, Joao..."

Tantes Coses per fer...

Moltes coses em queden per fer,
desfent l'estudiant golfa i refent la llicenciada.
34 anys corrent i encara sense ballar
"Fly me to the moon" amb qui ho hauria d'haver fet
sense haver passejat de la mà perdent el temps de vista,
volent veure felicitat als teus ulls
més enllà d'aquells mesos de falses pistes.

No he trobat el poble de muntanya on seré feliç
algún dia, molt més acompanyada que ara per ara.
He de conèixer les batalles que formaren cultures diferents,
les seves gents i els seus costums.

Encara he d'escriure aquell llibre on dóno gràcies per tot l'après,
on recordo qui hi és i també qui va marxar, qui vaig fer fora
tontament equivocada, qui estimo i qui estimaré.

Algunes llengües per aprendre i algunes per decidir si m'hi caldrà,
les compostes de paraules literals que despullen les converses
de subtils expresions no verbals,
les que decideixen qui és correcte i qui no
en funció d'estil de vida i religió.

Ampliar aquest petit niu, quan torni a haver-hi espai i...
ho reconec, quan torni qui vol el mateix.
Llimar l'orgull que em sobra per poder dir allò important
en activa i no només en passiva,
per poder mirar-te als ulls i agafar-te les mans
per reconèixer que em vaig equivocar.
Ignorar que em pot fer molt mal
si sóc l'única que vol rectificar, i fer-ho tot i així.

Vull veure nèixer aquell gos que després veuré crèixer,
el bóxer que correrà pel jardí.
I plantar les tomaqueres que aquesta vegada
em deixaràn fer una amanida de deus.
I també deixaré que em cuidin sense sortir corrents
quan arriben els temps de boira i vents.

video

Already you want me, oh woman... in spite of me



If you still love, in spite of me
In spite of me, you'll go on crying to the full moon.
You are feeling so many things in spite of me
I am not a bastard and I am not either a liar,
so I am not a stupid as you always thought.
The truth is I don't love you yet
since long time ago, since you got far away,
although you loved me couldn't get the safety I needed
remember you didn't want be a mother again, in spite of me

If already want me, oh woman, in spit of me
I let you down crying all that you want
I cried before but you didn't heard me
If you won't survive without love
Get up on your feed and let me alone
cos I won't listen your apologies at all.

Y yo en calzoncillos!

Ayer me acordé de aquel anuncio de colonia en que un cañón de mujer frenaba su moto de 750cc y, después de desmelenarse al quitarse el casco, decía con una voz ahogada en deseo:

Busco a Jacques...

Ayer quedamos con unas amigas para ir a un Pub irlandés donde se hacen intercambios lingüísticos español-inglés y traje a una compi del trabajo y un colega muy colega con quien también trabajé hace un tiempo. Hicieron buenas migas entre tod@s y, mientrasto, estuve observando a un chico de mirada muy especial que parecía esperar a alguien y se entretenía estudiando a fondo a la gente que estaba en el Pub.
Él era especial, parecía tener un vida interior rica, divertida... pero sobretodo, parecía tenerla, que no es tan fácil que a un hombre le fluya esa energía exteriormente.

Insistí a mi amiga más guapetona en que me hiciese el trabajo sucio, a mi me daba vergüenza, sólo me había tomado una cerveza. Me había empeñado en invitar a ese hombre adorable a sentarse con nosotr@s, pero no sabía como decírselo.
Mi amiga doblegó y se lo dijo. Parece que le encantó la idea. Y parece que, aunque hacía tiempo que yo no hablaba como la chica del anuncio de colonia, descargando mi exceso de estrógenos, había encontrado al mismísimo tío duro del anuncio. Eso sí, éste era tierno, inteligente, cachondo y aparentemente honesto, ideal para apostar con una amiga quien sería la mujer deseada.

Nunca me imaginé rivalizando con una amiga, aunque sí apostando -qué divertido tratarles a veces como un objeto sexual despojado de voluntad- pero nunca me imaginé compitiendo. Además, era la noche perfecta para sentirme totalmente natural, nada seductora ni teatral, espontánea y adolescente. Me había calzado mis calzoncillos negros para evitar que el vestido carmín que me había comprado esa tarde volviese a transparentar por completo el tanga negro que llevaba debajo.
También había estado tomado muuuucho gazpacho antes de salir, sí, sí, ese gazpacho delicioso con un intenso sabor a ajo, hmmmm...

Entendeis porque me acordé del anuncio? quise que el chico estuviese allí con nosotr@s pero lo que no esperaba es que fuese tan intuitivo, tierno, inteligente... tan, tan, TAN! y tuviese esa boca, a la que no debía acercarme en ese momento.
Y yo no dejaba de pensar en el anuncio mientras, despistadamente, él se acercaba demasiado en algunos momentos, mientras yo evitaba que las palabras que recorrían mi mente se pronunciasen en voz alta... había mucha gente, mañana me levantaba a la 6:30, había tomado muuucho gazpacho. Y encima de mi tanga negro... llevaba unos calzoncillos!

Encantadores, duros, tiernos, idiotas, listos... Como les gusta jugar a los hombres! Él y mi amiga se encargaron de que poco a poco dejase de sentirme apurada...

El Destí i la Mare que el va parir: las casualidades

Esta mañana me decía una persona muy inteligente después de leerme: “Eres muy impulsiva, deberías intentar escribir también sobre otras cosas que no te absorban tanto, no? Quizás le estás dedicando mucho pensamiento a personas que no lo merecen...”.

- “En realidad disfruto con lo que siento mientras lo escribo, me da morbo”, sólo pude contestar esto.

Y hace unos días, una persona especial me comentaba, después de acercarse a mi más allá de los límites sociales: “... uy no, que me pongo caliente...”, a lo que yo contesté: “Yo noooo, yo me pongo a escribir”.

Parece que este es un medio de comunicación que esta misma persona conoce muy bien, aunque lo usa para otros fines -de manera artística- y de forma remunerada, no como yo... y sabe que tiene mucha utilidades.

Estos dos comentarios y las únicas respuestas que he sabido dar, me animan a cambiar de tema y dejar de salpicar este blog de fantasía erótica, romanticismo infantil y filosofía contemporanea sobre la decadencia actual.

Algo pasó durante el fin de semana.
El sábado por la noche -el 29 de Agosto de marras- acabé llorando por motivos totalmente diferentes a los planeados -los aquí compartidos con vosotr@s- y en presencia de otra persona que alegremente reencontré esa tarde, al paso de pedirle una crítica sobre un escrito que brotó de mi aquella misma mañana.
Y algo pasó durante el fin de semana para que acabase durmiendo como un bebé, desde esa misma noche hasta hoy mismo, sin haber recurrido a largas horas de sexo en buena compañía, substancias psicoactivas o largas sesiones de películas ochenteras de ficción , fetiches de todo friky virtual que se precie y que se autobautiza con algún alias en honor a su ídolo galáctico.


Resulta que el mundo y la vida real estaba siendo mucho mejor que esas fantasías eróticodramáticas. Mucho más divertido.
Lo bueno es que sólo pude verlo después de ofender involuntariamente con uno de esos textos propicios a desbordar emocionalmente o... qué sé yo! parece que propicios a cabrear, descolocar o, simplemente, dejar fuera de juego a algun@s personas, list@s donde las haya.

Y se hizo la Luz! empecé a notar que pesaba mucho menos que el día anterior, y sucesivamente c$ada dia más aliviada. Algo molesto se estaba esfumando, y algo nuevo estaba naciendo en mi.

Me siento libre.
Siento lo que siento, y así es como soy, se me entienda o no. Y afortunadamente, hay quien me comprende y además disfruta de ello.

Aún siguiendo en crisis económica, profesional, sentimental y un largo etcétera, ya no me afecta ni me afectará.
No olvidaré jamás que en Mayo me tocó la Lotería, después de encontrar el trabajo desde el que ahora escribo, después de tentarle yo a él a que me encontrase a mi, nada más y nada menos que un año y medio antes.
Después de largos meses preguntándome que le había pasado al nacer a mi jefa, o que era lo que su pareja no quería hacerle o qué tenía yo que despertase en ella sadismos tan primarios. Después de un duro trabajo interior para conseguir hacer rebotar las negativas vibraciones que cada mañana me enviaba, las cosas han cambiado. Ahora me trata como un ser humano, me respeta e incluso me consulta sobre lo que no sabe, en tono cariñoso.
Mi cuerpo vuelve a sentirse en su ser, deshaciendo ese nudo que cada mañana me tensaba cada vez que estaba más de 20 minutos seguidos frente a ella.
Estoy feliz.
Para postre, sigo teniendo conmigo y con mi hijo -aunque sólo por tres días más- a la canguro estrella que me ha permitido tener un verano sin vacaciones pero lúdico, sensual como los anteriores y evitando presencias tan hotiles como la actitud que caracterizaba antes a mi jefa, en pro del cuidado del Joeliki mientras estoy trabajando. Eso hace que pese todavía menos conforme pasan las semanas.
He conseguido y diluir toda presencia hostil de mi vida, real y virtual.
Y ahora, y siempre, no olvidaré que cada vez que he soñado y me empeñado en recordarlo... Pam! Aparece delante de mi... la casualidad hecha realidad, las causalidades del destino redondeando mi vida.
Ah! En breve vuelve Petra Pan [...]