Expresiva, soltera y residente en Barcelona

Así es como la presentaron en el programa, antes de salir
al plató. Estaba muy nerviosa, aún habiendo lidiado
ya con las cámaras, en cine pero jamás en TV, y
todavía sin entender como podía bajar aquellas escaleras
con los tacones de aguja que su agente le había preparado
para aquella entrevista homenaje por su primer gran papel.
Blanca era hija de la creatividad, la reivindicación y los sueños.
Tuvo estudios aunque no los aprovechó como debiera. Montó
fiestas, se emborrachó, se enamoró mil veces, se implicó en
proyectos idealistas y voló a sus propios sueños. Voló y voló,
algunas veces sin billete tras aceptar la negativa de su entorno a
a colaborar en el embarque deseado...
Se coló en el vasto mundo de la maternidad sin el permiso de
nadie, y sin un duro, y decidió traer al mundo al niño más
guapo jamás visto, jurándose hacerle feliz y partícipe de todos
sus proyectos en el futuro...
Y por fin había llegado el momento de seguir con algo que dejó
pendiente 12 años atrás. Volvió a actuar. Volvió a interpretar,
sí, en el escenario y, por sorpresa para ella y para el resto de su
mundo, saltó a la gran pantalla tras una intromisión chafardera
mientras intentaba huir del desempleo.
Hace semanas le dijo a su hijo: "Voy a volver al teatro y tú
vendrás conmigo". Él se lo tomó como otro de sus múltiples
planes y no le hizo caso, pero ahora se veía entre cámaras y
claquetas cada tarde después del cole y el esplai.


La película de bajo presupuesto para la que fue seleccionada
no era comercial, pero su especial personaje y el toque
humano y entrañable que ella le había dado, dejó helad@s a
l@s primer@s espectador@s, atrayendo a miles más al patio
de butacas.



Total, que ahora allí estaba, entrando en el plató de Versión
Española para ser entrevistada por Cayetana Guillén Cuervo.
Siempre se dijo a sí misma que la mente podía controlar todos
los síntomas físicos, quizás por eso su pulso oscilaba ahora
entre 160-170 pulsaciones por minuto, y se disponía a reducir
el nivel de ansiedad para volver a enamorar a la cámara y a la
audiencia esbozando su atractiva e inocente sonrisa, la misma
que le ayudó a pasar la primera criba del cásting.
Se sentó, sonrió y, antes de que Cayetana tuviese tiempo de
mediar palabra, se explayó diciendo: "Cuánto os he echado
de menos desde la última vez que soñé con vosotr@s...
sabía que volvería a veros y esta vez estaría despierta."
Cayetana y el resto del equipo rieron, ella entornó los ojos hacia
la cámara y esbozó un guiño que dedicó a su madre y a su padre;
ellos que jamás creyeron que su futuro profesional llegase a ser
el que ella había soñado.
Pero allí estaba: Salud mamá, salud papá!

6 comentaris:

  1. M'ha encantat, actriu? segur que ets boníssima..però del que estic segura és que ets una escriptora fantàstica.
    Continua. Petonets als dos

    ResponElimina
  2. Benvinguda al meu bloc, jo també visitaré el teu. Paloma

    ResponElimina
  3. Ei, Susana, que ja us trobo a faltar... demà estic per allà visitant-vos i em prenc un cafè amb cambrer!
    Pal, seràs sempre benvinguda. Gràcies.

    ResponElimina
  4. mira... como soy de naturaleza curiosa he mirado tu perfil, he visto la música que te gusta...y me he dicho: esto le va a encantar.

    http://www.youtube.com/watch?v=FNS4-xVOxGo&NR=1

    hale a disfrutar

    ResponElimina
  5. Gracias, Bipolazo! me ha gustado escucharles y me ha encantado conocer a éste, el tipo sensual de mis sueños... quien es? creo que será difícil encontrarle en el TRAM, verdad? quizás deba viajar a Paris...

    Un besote, bloguero loco!

    ResponElimina
  6. buah!!!
    que precioso, que ... no soy bueno con el lenguaje, pero que pasada!!!

    Dentro de un año quiero ser como tú!

    abrazos!!!!

    ResponElimina

Digues, digues...