Y yo en calzoncillos!

Ayer me acordé de aquel anuncio de colonia en que un cañón de mujer frenaba su moto de 750cc y, después de desmelenarse al quitarse el casco, decía con una voz ahogada en deseo:

Busco a Jacques...

Ayer quedamos con unas amigas para ir a un Pub irlandés donde se hacen intercambios lingüísticos español-inglés y traje a una compi del trabajo y un colega muy colega con quien también trabajé hace un tiempo. Hicieron buenas migas entre tod@s y, mientrasto, estuve observando a un chico de mirada muy especial que parecía esperar a alguien y se entretenía estudiando a fondo a la gente que estaba en el Pub.
Él era especial, parecía tener un vida interior rica, divertida... pero sobretodo, parecía tenerla, que no es tan fácil que a un hombre le fluya esa energía exteriormente.

Insistí a mi amiga más guapetona en que me hiciese el trabajo sucio, a mi me daba vergüenza, sólo me había tomado una cerveza. Me había empeñado en invitar a ese hombre adorable a sentarse con nosotr@s, pero no sabía como decírselo.
Mi amiga doblegó y se lo dijo. Parece que le encantó la idea. Y parece que, aunque hacía tiempo que yo no hablaba como la chica del anuncio de colonia, descargando mi exceso de estrógenos, había encontrado al mismísimo tío duro del anuncio. Eso sí, éste era tierno, inteligente, cachondo y aparentemente honesto, ideal para apostar con una amiga quien sería la mujer deseada.

Nunca me imaginé rivalizando con una amiga, aunque sí apostando -qué divertido tratarles a veces como un objeto sexual despojado de voluntad- pero nunca me imaginé compitiendo. Además, era la noche perfecta para sentirme totalmente natural, nada seductora ni teatral, espontánea y adolescente. Me había calzado mis calzoncillos negros para evitar que el vestido carmín que me había comprado esa tarde volviese a transparentar por completo el tanga negro que llevaba debajo.
También había estado tomado muuuucho gazpacho antes de salir, sí, sí, ese gazpacho delicioso con un intenso sabor a ajo, hmmmm...

Entendeis porque me acordé del anuncio? quise que el chico estuviese allí con nosotr@s pero lo que no esperaba es que fuese tan intuitivo, tierno, inteligente... tan, tan, TAN! y tuviese esa boca, a la que no debía acercarme en ese momento.
Y yo no dejaba de pensar en el anuncio mientras, despistadamente, él se acercaba demasiado en algunos momentos, mientras yo evitaba que las palabras que recorrían mi mente se pronunciasen en voz alta... había mucha gente, mañana me levantaba a la 6:30, había tomado muuucho gazpacho. Y encima de mi tanga negro... llevaba unos calzoncillos!

Encantadores, duros, tiernos, idiotas, listos... Como les gusta jugar a los hombres! Él y mi amiga se encargaron de que poco a poco dejase de sentirme apurada...

8 comentaris:

  1. ¿Enviarte antes mi enlace? ¿Es que hay quien lo hace? No me gusta forzar a nadie igual que no me gusta que me fuercen. Yo te visito porque me encanta leer lo que escribes, y si tú también lo haces, pues es que algo habremos visto que nos gusta compartir. Desde luego a mí me caes de p.m.

    Te leo hoy y me recuerdo en situaciones muy parecidas, de alto voltaje y llenas de ansiedad. ¿Quién dijo que no somos cazadoras?
    Ahora reconozco que paso de aventuras, supongo que por las muchas que me he corrido y al final te aburren, te cansa la cacería y prefieres hacer el amor con un libro bien escrito. Jajaja.
    Un besazo, preciosa.

    ResponElimina
  2. Ui! no creas que estoy muy centrada en aventuras yo tampoco... pero mi mente suele ir por libre y casi siempre por los mismos caminos, que luego dicen de los hombres...
    He de reconocer que una experiencia cercana me ha ayudado a facilitar únicamente las aventuras que serán bonitas; las aventuras en las que se puede hacer el amor, las que sabes que recordarás por las sonrisas y los olores, no por los ataques viscerales o el desencanto o por la frustración de no poder tener más que eso.
    Y reconozco que esta es la salsa de la vida que, siempre me ha pasado, compensando la falta de carne en mi dieta, tiendo a ponerme tanta salsa!!! unto demasiado desde hace mucho tiempo, jejeje! los platos a la plancha me hacen perder el apetito.
    Más besos para ti también, y buen fin de semana.

    ResponElimina
  3. jajaja la verdad es que me he quedado con ganas de más, y me has hecho sacar más de una sonrisa, que hacer llorar es muy fácil, pero hacer reir...

    Maria

    nos vemos tomorrow

    ResponElimina
  4. Ai, qué maja! lo mejor d todo es que esta historia es 100% real... pero no me hace puñetera gracia que el chico, como es honesto, lo es también consigo mismo: le encanta mi amiga (testado no-farmacológicamente pero sí de otras formas) y yo (no testado todavía, sólo un poco intuivamente, arj!!!).
    Por eso, sigo con mis antiguas costumbres -before I was in love like a stupid doll with an also stupid playmobil- de hacer lo me da la gana, lo que realmente me apetece, vaya!
    Por eso, me conformo con disfrutar de su presencia que creo que es lo mejor... además, estoy bien cubierta en otros aspectos, ya lo sabes tú... nos vemos tomorrow en Hortesia's Club, jijiji.

    ResponElimina
  5. HoLa Rodriguez... he visto que has estado descansando en Mi Refugio, espero que estuvieras agustito y gracias por todos los comentarios... es un placer
    Por cierto... si ese chico hubiese visto tu tanga transparentarse... tal vez tú hubieses ganado
    besos de colores
    Jose

    ResponElimina
  6. Hombre... me retiré porque mi amiga es monógama, que no él (ni yo, en casos así). Como estamos en tiempos calurosos y los Jacques abundan, aunque no las buenas amigas, sería fácil escribir este tipo de relatos aún llevando bragas faja, jejeje.
    Los amores de verano pasaron a la historia, qué pena... y yo también hubiese comprado una casita al lado del rompeolas para no dejar que esos momentos acabasen jamás.

    Gracias por tu visita. Si repites me encontrarás en castellano, me vale la pena el cambio.

    ResponElimina
  7. No entiendo nada de nada
    Rilke

    ResponElimina
  8. Le invitamos a sentarse en nuestra mesa, queríamoss ligar con él y yo lamenté llevar calzoncillos esa noche (por si más tarde me desnudaba...).
    Ahora sí, verdad?

    ResponElimina

Digues, digues...