El Destí i la Mare que el va parir: las casualidades

Esta mañana me decía una persona muy inteligente después de leerme: “Eres muy impulsiva, deberías intentar escribir también sobre otras cosas que no te absorban tanto, no? Quizás le estás dedicando mucho pensamiento a personas que no lo merecen...”.

- “En realidad disfruto con lo que siento mientras lo escribo, me da morbo”, sólo pude contestar esto.

Y hace unos días, una persona especial me comentaba, después de acercarse a mi más allá de los límites sociales: “... uy no, que me pongo caliente...”, a lo que yo contesté: “Yo noooo, yo me pongo a escribir”.

Parece que este es un medio de comunicación que esta misma persona conoce muy bien, aunque lo usa para otros fines -de manera artística- y de forma remunerada, no como yo... y sabe que tiene mucha utilidades.

Estos dos comentarios y las únicas respuestas que he sabido dar, me animan a cambiar de tema y dejar de salpicar este blog de fantasía erótica, romanticismo infantil y filosofía contemporanea sobre la decadencia actual.

Algo pasó durante el fin de semana.
El sábado por la noche -el 29 de Agosto de marras- acabé llorando por motivos totalmente diferentes a los planeados -los aquí compartidos con vosotr@s- y en presencia de otra persona que alegremente reencontré esa tarde, al paso de pedirle una crítica sobre un escrito que brotó de mi aquella misma mañana.
Y algo pasó durante el fin de semana para que acabase durmiendo como un bebé, desde esa misma noche hasta hoy mismo, sin haber recurrido a largas horas de sexo en buena compañía, substancias psicoactivas o largas sesiones de películas ochenteras de ficción , fetiches de todo friky virtual que se precie y que se autobautiza con algún alias en honor a su ídolo galáctico.


Resulta que el mundo y la vida real estaba siendo mucho mejor que esas fantasías eróticodramáticas. Mucho más divertido.
Lo bueno es que sólo pude verlo después de ofender involuntariamente con uno de esos textos propicios a desbordar emocionalmente o... qué sé yo! parece que propicios a cabrear, descolocar o, simplemente, dejar fuera de juego a algun@s personas, list@s donde las haya.

Y se hizo la Luz! empecé a notar que pesaba mucho menos que el día anterior, y sucesivamente c$ada dia más aliviada. Algo molesto se estaba esfumando, y algo nuevo estaba naciendo en mi.

Me siento libre.
Siento lo que siento, y así es como soy, se me entienda o no. Y afortunadamente, hay quien me comprende y además disfruta de ello.

Aún siguiendo en crisis económica, profesional, sentimental y un largo etcétera, ya no me afecta ni me afectará.
No olvidaré jamás que en Mayo me tocó la Lotería, después de encontrar el trabajo desde el que ahora escribo, después de tentarle yo a él a que me encontrase a mi, nada más y nada menos que un año y medio antes.
Después de largos meses preguntándome que le había pasado al nacer a mi jefa, o que era lo que su pareja no quería hacerle o qué tenía yo que despertase en ella sadismos tan primarios. Después de un duro trabajo interior para conseguir hacer rebotar las negativas vibraciones que cada mañana me enviaba, las cosas han cambiado. Ahora me trata como un ser humano, me respeta e incluso me consulta sobre lo que no sabe, en tono cariñoso.
Mi cuerpo vuelve a sentirse en su ser, deshaciendo ese nudo que cada mañana me tensaba cada vez que estaba más de 20 minutos seguidos frente a ella.
Estoy feliz.
Para postre, sigo teniendo conmigo y con mi hijo -aunque sólo por tres días más- a la canguro estrella que me ha permitido tener un verano sin vacaciones pero lúdico, sensual como los anteriores y evitando presencias tan hotiles como la actitud que caracterizaba antes a mi jefa, en pro del cuidado del Joeliki mientras estoy trabajando. Eso hace que pese todavía menos conforme pasan las semanas.
He conseguido y diluir toda presencia hostil de mi vida, real y virtual.
Y ahora, y siempre, no olvidaré que cada vez que he soñado y me empeñado en recordarlo... Pam! Aparece delante de mi... la casualidad hecha realidad, las causalidades del destino redondeando mi vida.
Ah! En breve vuelve Petra Pan [...]

3 comentaris:

  1. Ponerse el chubasquero, me decía yo ante un trato similar de una jefa que tuve y que, para colmo, era amiga mía. Me provocó un problema ansioso-depresivo que me tuvo hecha unos zorros. Al final me largué porque me veía encerrada en un centro de salud.
    No dejes de ser como eres y de decir lo que te plazca y quien no quiera oirte o leerte que emigre aotros lugares. Lo primero de todo es el respeto por una misma y eso te lleva a afrontar todo con otra actitud. Te hace más fuerte.
    Una entrada inteligente la tuya.
    Un beso grande.

    ResponElimina
  2. ai la pequeña petra-pan...!!! Me gusta que hayas despertado un poquito de ese sueño en el que andabas sumergida… porque aunque la realidad a veces no sea tan bonita, al menos es auténtica. ¿o no??

    Cuidate mucho...un beso

    Maria

    ResponElimina
  3. Ese sueño no era tan bonito, no creas, sin oler ni tocar le faltava unos puntos. Y sabes lo que me estaba perdiendo...
    Entre los cafès con hielo que me preparan cuando me ven llegar, que alaguen mi atractivo con esos buenos ojos que me miran, que me inviten a acurrucarme en sus brazos cuando necesito toda una noche dulce, sin nada más, y un tierno despertar... si es que no sé què manía tenía tanto soñar!

    ResponElimina

Digues, digues...